Paseo a Cambutal: las recomendaciones del chef Alexis Sitton

 
Jue, 04/12/2018 - 11:35
A hora y media de Las Tablas existe un paraíso de playa que te hará desconectarte de absolutamente todo.

Este destino está ubicado en Tonosí, Los Santos,  se le llama así por la abundancia de cambutes, una  especie de caracol con un delicioso molusco, buscado por su exquisitez. Lamentablemente hoy día  se encuentra en veda por 5 años más, ya que por muchos años se abusó de su pesca. 

Pero bueno, se deben estar preguntando  dónde queda Cambutal y  cómo llego. Debes llegar hasta el pintoresco pueblo de Las Tablas y justamente cuando llegas al parque Porras, giras a la mano izquierda siguiendo el letrero que dice FLORES, que es la carretera, debes atravesar toda la montaña, y a  propósito, la carretera está en  excelentes condiciones. Pasas el Cerro Canajagua, si vas con un poco de tiempo debes subir para tener una vista espectacular de Las Tablas y las playas, ¡ah! y hay unos raspaos superfamosos por allá arriba. Luego de bajar Flores, llegas a Tonosí y sigues el letrero del pueblo que dice hacia las playas Cambutal, 45 minutos después encontrarás las playas. 

Todo este recorrido se resume en la sensación de cruzar el puente  y sentir libertad, el llegar a  los pueblos de provincias centrales te saca una sonrisa  y dices: ¡wao! El interior te recuerda a tu abuela, cuando empiezas a  subir Flores y después de haber manejado toda la madrugada, caen los primeros rayos de sol sobre la montaña y desconectas por completo. 

Llegas al pueblo y llegas a un jardín para disfrutar de una cerveza, ¡no importa qué hora es, siempre viene bien una encamisada!  Y me digo a mí mismo para librarme de culpa: qué más da,  igual estoy de vacaciones. Una cerveza puede hasta  ser el desayuno perfecto. 

Te recomiendo fuertemente que  te abastezcas bien  de hielo en Tonosí antes de seguir tu rumbo, y cuando por fin cruzas el letrero que dice hacia Cambutal, perderás la señal telefónica  en 20 minutos. En 45 minutos llegas, y me puedes agradecer luego por esa  sensación de solo ver playas con interminables arenas blancas, olas por todos lados, que te hacen pensar: ¿por qué vivo en la ciudad? ¡Qué lindo es Panamá!, ¿verdad? 

Yo siempre voy a acampar, sin embargo,  esta vez tengo novia, ahora toca negociar 2 días acampando y 2 días en hotel. Aunque no me arrepiento, conocí a Danielle, un italiano que decidió vivir allá y construir el Hotel Boomshiva, bungalows perfectos, con aire acondicionado, hace pizzas y pastas frescas, comida demasiado buena. Para mi suerte, nos hicimos amigos y cocinamos juntos, la verdad es que se puede aprender mucho de un europeo. Si vas con familiares, niños, esposa o con tu novia se los recomiendo, hay “tours” de desoves de tortugas que es una linda experiencia justo al lado del hotel. 

En fin, si quieres pasar unas buenas vacaciones desconectado, y en contacto con la naturaleza, esa es tu mejor opción. Aprovechen el verano. 

  • Compartir: