Sara Castro

 
Vie, 04/13/2018 - 11:47
La dj más reconocida de panamá nos cuenta su experiencia en europa y cómo se abrió camino en un mundo donde reinan los hombres y faltan mujeres.

¿Cuándo surgió tu interés por la música y por ser DJ?

Lo tuve desde muy pequeña, siempre amé todo tipo de música, pero todo empezó como una decisión en el 2009.  En mis inicios tocaba mucho techno-minimal, luego todo lo relacionado con la música empezó a ser cada día más parte de mi vida y tomé la decisión de dedicarme a esto sin saber qué iba a pasar, practicando sin parpadear, pero sí con un propósito y muchos sueños por cumplir, los cuales se han ido cumpliendo al pasar de los años, y tengo la dicha de decir que por seguir mi instinto y encontrarle el balance a la diversión, trabajo y dedicación he podido mantener mi carrera artística alimentándola de sueños nuevos, metas nuevas y retos por cumplir que son más grandes que los de antes.

¿A quién tuviste como referente cuando comenzaste en esta industria?

 Internacionales a Roger Sánchez, Ahmet Sendil, Richie Hawtin, Phunk Investigation, el panameño Charles Bell, Granvil Kincaid, mi mentor, Tom Sawyer, y a todos los DJ que conocía y me ponían a bailar en los tiempos que comencé a salir. 

¿Crees que este rubro de música electrónica es machista?

Pues son un poco desconfiados (risas), está mejorando y están más abiertos con las mujeres siendo DJ y productoras, pero sí ha costado ser mujer y con una imagen no tan “underground”, trabajar con marcas y a la vez, preservar el hecho de que puedo colocar techno, minimal o un tech house bien movido en un club a las 3 a.m. y reventar la pista de baile.  Hay un porcentaje muy pequeño de DJ productoras, pero cada vez la comunidad de música electrónica mundial brinda más oportunidades a las mujeres a desempeñarse en esto.  Pienso que hay que creerse lo que uno sabe hacer bien, seguir estudiando, creando y luchar con todo para vivir feliz de esto como negocio y como pasión, aunque haya más hombres que mujeres.

Has viajado por Alemania, España, Holanda y Francia. ¿Qué has aprendido de la cultura europea?

Que hay que viajar más,  vivir el momento, apreciar, hacer y crear más arte, ya que esto enriquece nuestra alma, mente y nos conecta con lo real; hay que disfrutar el momento, disfrutar de otras culturas, hay que estar más presentes y ser disciplinados, sin rodeos ni mucho cuento.  Conectar más con la gente y principalmente apreciar la naturaleza y el calor de nuestro Istmo, que una vez te congelas en ese invierno te das cuenta de que Panamá es un paraíso.  

¿Cuál cree que es el papel de un DJ en la escena musical de hoy?

 Algo parecido a Slash, Santana, U2, Jimmy Hendrix o cualquier músico de esos buenos tiempos.  El DJ, hoy en día, tiene que envolver a las masas como lo hacían estas grandes estrellas en esos momentos.  Pienso que es un papel incluso más difícil de desarrollar, ya que involucra más tecnología y menos interacción con el público, entonces, crear momentos de erizar las pieles de la gente es más el dominio de una combinación de habilidades, oído y energía. 

¿Algún proyecto musical nuevo en el que estés trabajando?

Seguir expandiendo internacionalmente mis raíces latinas y panameñas en un proyecto en el que fusiono diferentes estilos de música electrónica con música típica, comenzando con Samy y Sandra, junto con la apertura de nuestro sello disquero que lanzará toda esta música. Junto a esto, estoy abriendo un estudio que iré equipando poco a poco, para alquilar para ensayos, grabaciones, cuñas comerciales, “jingles”, etc.  

  • Compartir: